UN MENSAJE IMPERIAL

El Emperador, tal va una parábola, os ha mandado, humilde sujeto, quien sóis la insignificante sombra arrinconándose en la más recóndita distancia del sol imperial, un mensaje; el Emperador desde su lecho de muerte os ha mandado un mensaje para vos únicamente. Ha comandado al mensajero a arrodillarse junto a la cama, y ha susurrado el mensaje; ha puesto tanta importancia al mensaje, que ha ordenado al mensajero se lo repita en el oído. Luego, con un movimiento de cabeza, ha confirmado estar correcto. Sí, ante los congregados espectadores de su muerte -toda pared obstructora ha sido tumbada, y en las espaciosas y colosalmente altas escaleras están en un círculo los grandes príncipes del Imperio- ante todos ellos, él ha mandado su mensaje. El mensajero inmediatamente embarca su viaje; un poderoso, infatigable hombre; ahora empujando con su brazo diestro, ahora con el siniestro, taja un camino al través de la multitud; si encuentra resistencia, apunta a su pecho, donde el símbolo del sol repica de luz; al contrario de otro hombre cualquiera, su camino así se le facilita. Mas las multitudes son tan vastas; sus números no tienen fin. Si tan sólo pudiera alcanzar los amplios campos, cuán rápido él volaría, y pronto, sin duda alguna, escucharías el bienvenido martilleo de sus puños en tu puerta.

Pero, en vez, cómo vanamente gasta sus fuerzas; aún todavía traza su camino tras las cámaras del profundo interior del palacio; nunca llegará al final de ellas; y si lo lograra, nada se lograría en ello; él debe, tras aquello, luchar durante su camino hacia abajo por las escaleras; y si lo lograra, nada se lograría en ello; todavía tiene que cruzar las cortes; y tras las cortes, el segundo palacio externo; y una vez más, más escaleras y cortes; y de nuevo otro palacio; y así por miles de años; y por si al fin llegara a lanzarse afuera, tras la última puerta del último palacio -pero nunca, nunca podría llegar eso a suceder-, la capital imperial, centro del mundo, caería ante él, apretada a explotar con sus propios sedimientos. Nadie podría luchar y salir de ahí, ni siquiera con el mensaje de un hombre muerto. Mas os sentáis tras la ventana, al caer la noche, y os lo imagináis, en sueños.

 

Cuento de Franz Kafka

About these ads

2 comentarios en “UN MENSAJE IMPERIAL

  1. Bueno. Mira Sebas, yo no soy un expedito literato ni tampoco fanatico o algo por el estilo, pero de todos modos, como amigo te puedo sugerir algo que a mi parecer falta un poco de concresion en algunos terminos en cuanto a la forma del escrito. Por ejm. Pero, en vez, cómo (segundo parrafo), si talvez le cambiases o eliminases lo que va entre comillas, quedaria mejor, creo. Asimismo, el estilo de este fragmento carece de un mas adecuado uso de palabras conforme a la epoca que trata lo escrito; a mi parecer, para que tenga mayor vivacidad la lectura se deberia usar mas palabras en la segunda persona del plural (vosotros, …eis, …ais, etc.).
    Ademas, estimado amigo, si es una parabola, deberia tener una enseñanza implicita o explicita que sea clara. No se difiere con exactitud lo que quieres resaltar al final, o no se si es como decia solo un fragmento…
    En fin, (Dra. Myrian Merchan) estuvo entretenido este pequeño pasaje historico, despierta la curiosidad y le hace poner interes; sim embargo, le hace falta pulir ciertas cosas ya dichas, que creo te ayudaran.

    Ps: Aunque no creas tanto en Dios, debes saber que Dios si cree en ti. Que El te ilumine y guie. Amen.

    A – DIOS

    1. Hola Luis,
      el cuento no es mío, olvidé poner la fuente por apresurado, y ahora que lo mencionas, quizás la traducción sea la mala y anticuada. Mmm, ya voy a buscar una mejor.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s