¿Hasta cuándo continuaremos leyendo El túnel? Parte 1

Foto de yanivg

Un objeto interesantísimo puede resultar terriblemente aburrido cuando no estamos capacitados para ellos: Ulises, Tres músicos y,  THX-1138, son obras de arte que demandan un adiestramiento de los sentidos, para que sean observados y sus detalles puedan ser apreciados.

Por lo mismo, considero absurda la lectura de El Quijote en la escuela/colegio, si previamente se ha enseñado a temer a los libros grandes y sin dibujos. ¿De qué sirve saber que El Quijote es una novela ejemplar, si no estamos capacitados para apreciarla?

Con El túnel sucede algo similar. Una de las razones por las que esta novela llama la atención es su pequeño formato porque la narración comienza por el final. Cosa novedosa si no se conoce Nina, u otras novelas. En ambas, el personaje principal es el narrador y, curiosamente, ambos cometen un crimen aparentemente pasional. ¿Coincidencia? , o ¿es una prueba más de que los hombres, sin importar el lugar de origen, tienden a la violencia?

Otro atractivo común es el manejo del tiempo, la cual mantiene un suspenso a lo largo de la mayor parte del libro. Para quienes son conscientes de su ignorancia y les gusta averiguar –inducir- el porqué de las cosas, esta narración es excelente, ya que al contar con un narrador en primera persona  y protagónico, se puede llegar a creer conocerlo, sin dejar de seguir sorprendiéndose párrafo a párrafo.

Para quienes piensan que la realidad es una sola, en algún punto reflexionarán sobre la verdad.  En El Túnel por ejemplo, el problema no es cuestionar la veracidad y neutralidad de lo que nos cuenta Castel, sino, el no cuestionar todo lo que nos rodea. ¿Pensar es preguntar?, ¿qué fue primero?, ¿el pensamiento (abstracción) o la pregunta (concreción)?

El túnel no se presta a juicios porque siempre habrá quienes vean a Castel como un simple criminal, en tanto que para otros, el matar a María Iribarme era absolutamente necesario. No falta argumentos para ninguna de estas afirmaciones, por lo que debatirlo sería absurdo: esta novela decepcionará a aquellas personas acostumbradas a narraciones unidireccionales.

El contexto de la novela, al estar marcado por la violencia mundial y la incongruencia de las relaciones diplomáticas, hace que el tiempo y espacio del lector sean compatibles con los del texto, permitiendo que se lo considere todo un clásico. Es decir, que se lo redescubrirá desde los ojos de otra y otra generación, gracias a que la humanidad, fuera del aspecto tecnológico, no cambiado demasiado; si por un lado alguna sociedad se desarrolla más, no necesariamente garantiza el progreso de sus individuos. El túnel seguirá siendo clásico hasta que en un futuro utópico, la violencia deje de formar parte de la naturaleza humana, y ahí sí quepa decir que la novela no se entiende.

Continuación del ensayo: Parte 2

Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Verónica dice:

    sebas, denso.me encanta el párrafo 5…

    1. sekas dice:

      espera la segunda parte, más, o tal vez menos densa 😉

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s