Microcuentos Tuiteros 4

  • La jaula desesperada, el vaivén de su puerta en espera de un pájaro antisocial.
  • ya cansados, mordisqueados y lamidos, el perro y el niño dejaron de gruñir y se separaron
  • sólo al caer se dio cuenta de que había sido engañado por el vidrio y su reflejo
  • llevaba más historias en la suela de su zapato que en su boca
Foto de The Pelczynski Family
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s