Microcuentos Tuiteros 7

No importaba el hedor, el aspecto indescriptible: bastaba el encantador toque presidencial para no preguntar.

El lápiz recibió la muerte con una sonrisa, pues todas las tristezas que contó fueron ajenas.

Foto de John Bullas

 

Las manos dejaron atrás al cuerpo, para dedicarse completamente al tambor.

Tenía la lengua correcta, pero el clima desencadenó sus malas palabras.

Sus sueños más elevados terminaban oscureciendo alguna nube.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. MiguelMolina dice:

    De nuevo me quedo con el lápiz. Estoy viendo que da mucho juego. A veri si me da a mí alguna idea.

    Saludos

  2. sekas dice:

    Gracias por tus comentarios. Mucho se ha escrito a lápiz, era hora de escribir para él, gracias por unirte a este movimiento, jaja. Saludos! Próximamente saldrán más microcuentos tuiteros.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s