Del arte y el artista

No siempre se da el caso en el que un artista nazca en una familia de artistas[1], ni tampoco que un infante o joven (o adulto[2]), manifieste curiosidades artísticas en una familia no vinculada al arte[3]. (Con esto queda despejada la duda de que si el artista nace, o se hace). Entonces, ¿todos somos artistas potenciales?, ¿qué se necesita para ser artista?

Por un lado se puede hablar del arte en tanto concepto. Arte (del latín calco del griego ars, artis) es una virtud, disposición y/o habilidad para hacer algo, con el fin de expresar una visión personal, interpretando lo real o lo imaginado, utilizando recursos de distinta índole[i]. En manos del artista está el mezclar estos recursos. Hoy, no es novedoso que existan proyectos que integren, a un mismo tiempo, música, textos y video. Por mi lado[4], arte es aquello que, más que entenderlo se siente. No obstante, existen obras que necesitan un conocimiento previo para ser comprendendidas en toda su magnitud; por ejemplo, las fachadas de las iglesias.

El problema es la palabra artistama, y su abuso, el cual lo vuelve una simple y vana etiqueta. Basta utilizar lo novedoso, lo en boga, y fabricar cualquier objeto que la masa (concepto acuñado gracias a los medios de comunicación…de masas) pueda aceptar sin necesidad de instrucciones. No pongo personas, porque las personas son seres que aún les gusta pensar, exigentes en cuanto a lo que observan. Las personas son esos seres que usualmente son desaparecidas por un gobierno, o en el mejor de los casos, pueden enfrentarlo sin demasiadas consecuencias.

Hay ciudadanos mal llamadas artistas, y artistas mal llamados personas:

  • Un ciudadano no es más que uno de los tantos clavos que mantiene la sociedad pegada al suelo, a la realidad (como si existiera una sola).
  • Un artista tiene forma humana, pero sus sentidos tienen una sensibilidad semejante a algunos animales. Cuando muere, se olvidan sus títulos y otras etiquetas; simplemente se sonríe al recordarlo y decir: era una artista.

El artista que busca la comprensión…debería acudir a un psicólogo. Sin embargo, en algunos casos corrientemente excepcionales, la sociedad lo acoge como un nuevo siervo. El pobre, no se da cuenta que al ingresar en ese juego se ha vuelto reemplazable, porque su opinión va a estar siempre aceptada, pues es inofensiva; y las ideas inofensivas sobran en el mundo. El artista que busca por buscar, sin tachar de culminante ninguno de sus trabajos, es un quejumbroso. Un vagabundo complejo. Siempre está preguntando, o busca preguntas, pero nunca responde. El artista encuentra; no se explica cómo, pero encuentra algo. El Ser que encuentra vive de acuerdo con ello. Cuestiona hasta las cosas triviales, pues lo que se llama normal no es más que el producto de la costumbre, y la pérdida de la capacidad de asombro. Es un Artista, todo el tiempo, porque siempre está redescubriendo lo que cotidiano al resto. Por esto, un Artista siempre va a tener sus extravagancias, porque si viviera y actuara como el resto, sus ideas serían redundantes (¿normales?). Y a veces sucede, por lo menos con los hombres, que cambien irregularmente de pareja (Charles Chaplin, Woody Allen) para evitar eso del empobrecimiento creativo, como consecuencia de una relación permanente. (La excepción de esto es Dalí, quien en Gala encontró todo lo que necesitaba).

El arte es algo que reclama reacción, tanto por el que lo hace como por quien lo recibe, ya que al estar vinculado a las emociones, el que crea se va deshaciendo en sus obras, mientras sus espectadores – quienes en ocasiones interactúan directamente con la obra-, dependiendo de su sensibilidad e instrucción, reaccionan a diversas partes de la obra, inclusive a alguna que el artista no prestó mucha atención.

En conclusión, la diferencia no está en conocer los requisitos para ser artista, sino en ser conformista o no: alcanzar un objetivo y estancarse o, exigirse y ofuscarse varias veces…al día, porque, lo ideal no es no equivocarse, sino fracasar de distintas formas cada vez. (Esto podría ser una verdadera conclusión, pero, ¿quién puede decir qué es arte y quién artista, si conforme ampliamos nuestro conocimiento, vamos encontrando que nos falta más por conocer?)


[1]El padre de Alejandro Dumas (autor de Los tres mosqueteros) también fue escritor.

[2] Por ejemplo José Saramago, quién publicó su primera novela cerca de los cincuenta años.

[3] El abuelo de Franz Kafka fue carnicero; su padre en cambio empezó con una tienda de artículos diversos, hasta abrir una mercería rentable y mudarse a un barrio prestigioso.

[4] Por el de la lectura (redescubrimiento de mi ignorancia) y escritura (creación).


[i] Resumen mío, a partir de la definición dada por la Biblioteca de Consulta Microsoft Encarta.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s