Zona fantasma

Cuando entras en la zona fantasma, los verdes se apoderan de ti. Resplandecen en cada una de tus uñas, exhalas un aliento verde, y eres capaz de diferenciar una hoja de otra, tan sólo por su aroma. Tus pies tienen la sensación de pisar algo húmedo y móvil, como si anduvieras sobre un banco de peces, o una escalera de escamas vivas. Sigues flotando hacia un tintineo penetrante, sin duda generado por miles de campanas diminutas. Estiras el brazo, gimes un poco mientras alargas al máximo cada dedo. Cuando te das cuenta, tus dedos se desprenden en forma de ramas, y unas fuertes raíces te unen al suelo. A cada pestañear todo se vuelve más y más café, hasta ennegrecer tu mirada por completo. Y para el enterrador ere simplemente otro ser vivo enterrado. Asienta la pala contra tu tumba, y se despide dándote la espalda, mientras  busca el siguiente cuerpo.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s