¿Cuándo conocí a Lú?-, no sabría decirlo… fue hace tanto tiempo, ¿sabe? Ah, pero era verde, creo, por su constante lucha contra la naturaleza, como describía al quedarse afuera cuando llovía, nevaba… También se decía que era verde porque así se sentía. Su verdez -o verdecidad- era el resultado de un reciclaje personal: aceptar sus crímenes y repararlos. A falta de condena, Lú se volvió un ciudadano preocupado por su presente. Desde entonces Lú lleva una vida saludable y sin sorpresas.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s