Microcuentos tuiteros 17

  • Y cuando se acercó un niño, el árbol recién comenzó a echar raíces.
  • Dejaba huellas rojas, un rastro sanguíneo que sus médicos ignoraron. Llegó puntual a su entierro.
  • Timidez: Sonreía con tal miedo, como si necesitase permiso; con tal hermosura, como si su sonrisa fuese ajena.
  • Y entre su palidez y su impasividad epitelial, había un amor latente.
  • La dieta no contaba con el dulce susurro nocturno de la refrigeradora.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s