Microcuentos tuiteros 19

  • Estaba tan débil al morir que solamente dejó un rictus, después de tantas, tantas felicidades.
  • Vidaespejo: Entonces decidimos que lo única distancia entre tú y yo, fuera del grosor de la sábana que casi nos cubría.
  • Al principio el aliento le pasó inadvertido. Luego abrió los ojos, sonrío, dio un primer respiro.
  • Dejando su vagabundez a un lado, empezó a buscarla por el camino opuesto, feliz, con el camino despejado.
  • Pasó una vida buscando dónde reparar su reloj, murió sabiendo la hora exacta de su muerte.
Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s