Ñandúl

El resultado final fue un exitoso drama improvisado donde el público se apropió de la historia. Reaccionó manifestando sin miedo su disgusto, sus quejas… nadie permaneció en silencio ni con las manos guardadas (se arrojaron varios celulares, los cuales se recuperaron entre risas de complicidad). Cuando la gente salía la autora exclamó: Ñandúl tiene la culpa. La risa fue inmediata, al igual que los abrazos y el aplauso. Se pensó que la autora me tenía preparado un nombre pero no. Su fe en Ñandúl provocó mi renuncia.

Foto de Pulpolux
About these ads

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s