La negativa

En el barrio S hay una persona que no comparte la hora de sus relojes – los intervalos que los conforman sólo pueden medir su tiempo-, y es ordenado hasta el punto de responder a cualquier invitación: Estaré ahí en 17 – número que varía según sus ganas de ir- acciones. Usa una pequeña agenda telefónica, donde anota sus acciones en relación a su estado de ánimo, o a las sombras o luces que lo rodean al momento de ser invitado.

Dicho habitante vive a 302 pasos de un templo. Se alimenta cuando tiene hambre, o para llenarse por dentro, acto que implica un cepillado dental irregular: larga degustación de diversas pastas dentales, que finalizan con un enjuague furibundo.

El sujeto en cuestión viajaba mensualmente a la capital. Algo que realmente disfrutaba, eran las caminatas por las galerías de arte.

Murió hace algunas lágrimas, luego de recibir en  cuatro acciones (sonreír, suspirar, soñar, despertar), una respuesta negativa.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s