Microcuentos Tuiteros 27

Cuando supo que vigilaban sus sueños, comenzó a llorar mientras dormía.

Años, sentimientos…toda una vida arrancada en menos de un minuto.

Hipérbole existencial: Más perdido que un rastro sin perro.

Antes que llorar, prefirió que la espada arrancase toda su vergüenza.

De repente una pluma, luego otra, y otra, el cielo deshaciéndose en pájaros.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s