Microcuentos Tuiteros 32

Salado el charco, parecía recién extirpado del mar.

Se preparó toda su vida para ser una flecha, pero nada la preparó para tomar una vida.

Todos los colores que le faltaban a su unicornio, los llevaba en un arco iris a rastras.

Le ardía como una lágrima, pero en realidad era la muerte cerrándole los ojos.

El suelo estaba tan seco que la gota se rompió en mil pedazos.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s