Microcuentos Tuiteros 34

Como árbol, su vida terminó abruptamente. Como guitarra, le cantaba a la vida.

Era cristalino como la nieve, se veía como ella, pero era un desierto de sal.

Los dos mundos eran rosa. El piloto automático eligió por él.

Despertó, dejó atrás el barco y siguió siendo hormiga.

A falta de ovejas, contaba las lanas de su bufanda.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s