Bajo la cama

Supongo que después de envolverlo en ropa podré poner encima la cabeza sin problemas. Tal vez deba despejar el velador, quitar algún adorno, liberar un espacio cercano a la cama para no estirar demasiado el brazo. ¡Ah!, olvidaba el teléfono. Temo perder una llamada importante. Lo más improbable es ser telefoneado por los seres queridos que no tengo, a quienes comenté que ayer partía para el fin del mundo. Hoy podré dormir en paz: tengo un revólver bajo la almohada. También esconderé un cuchillo junto a mi cuerpo, como si viajara en autobús. A pesar de todo tengo miedo. Miedo de no saber qué hacer cuando llegué la oscuridad.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Excelente 🙂 Me gustó muchísimo. Los seres queridos que llaman de noche, ¿cuáles?

    1. sekas dice:

      Amigos y parientes, inventados por la paranoia 🙂

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s