Historia con fin

El niño desempolvó el lápiz y dibujó una sonrisa. Inmediatamente la soltó y echó a correr. Sus dedos habían ignorado por completo el inusual grosor, su olfato no encontró nada repulsivo. No obstante, ahí estaba la sangre y otros rastros del asesinato.
M acaba de escribir su primer cuento. Mira el punto final durante un rato, no con sorpresa sino con cierta decepción. En un pestañeo entra parte del suelo, algunas gradas. Otro pestañeo destapa sus oídos, anuncia pisadas y las personas que los acompañan. A su lado pasan y pasan estudiantes que, con o sin reconocerlo, caminan apresurados. El joven tiene la cara entumecida. Azules y blancos giran en torno a él, sin cuidarse de esquivarlo o dejar intactas las pertenencias que se le acaban de caer. M persigue sus cosas, hasta observar que su esfero verde cae por las gradas. Se lanza tras él, es cuestión de vida o muerte.
– ¿Vida o muerte para quién?
– Para M, obvio.
– También la vida del esfero está en peligro. Tu cuento dice que cae, no dice ‘cayó’.
– A lo mejor, si no hubieras interrumpido la lectura, habrías descubierto …
– Justamente dejé de leer porque no había nada por descubrir.
– Discúlpame pero, ¿cómo esperas encontrar algo si ni siquiera lo intentas?
– Prefiero intentarlo en otros cuentos. Tal vez con otros autores, me atrevería a decir.
– ¿Insinúas que mi cuento es malo?
– No lo insinúo, lo acabas de decir tú mismo.
– ¡Entonces lárgate!
– Lo haré. Pero me llevo esta historia conmigo.

Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. clararobayo dice:

    Genial 😉

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s