Detrás de una sonrisa

Nunca llegaba sola, siempre su sonrisa la precedía, una sonrisa roja que combinaba con su cabellera, sus ojos… Tenía la tonalidad del vino, la agresividad del fuego, pero el principal nutriente era la sangre. Ella, por supuesto, no lo sabía; simplemente disfrutaba ser carnívora.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s