El loco y su amor

La trataba como a una flor. Rociaba agua sobre su cabeza para verla crecer, le cantaba, le preguntaba por el sol y las estrellas… pero ella era una mujer, y no se la llevó el viento sino que se fue a pie, y puso una orden de restricción en su contra.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s