Microcuentos Tuiteros 81

Finalmente se derrumbó la montaña, y todos los turistas cayeron con ella.

Llamada de socorro: De repente la tela no resistió, y el elefante se quedó sin palabras.

El lago reluciente, reflejando el cielo y sus pájaros. Nadie sospechaba del cadáver en el fondo.

Dejó atrás su pudor y su vergüenza, listo para unirse a la danza folklórica, pero los caníbales tenían otros planes.

Había seguido las instrucciones al pie de la letra. Con las fibras adecuadas, el caballo mecánico luciría menos mecánico.

Leonardo Uehara en Flickr
Leonardo Uehara en Flickr
Anuncios

3 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Aquileana dice:

    Sutil hilo conductor entre el principio y el fin… Muy bueno.
    Gracias por compartir, Saludos, Aquileana 😀

    1. Sekas dice:

      Muchas gracias por pasarte por aquí,
      ¡saludos!

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s