MIcrocuentos Tuiteros 93

La gente no se inmutó. Echaron la culpa de los sonidos y el movimiento del basurero a las ratas. Nadie rescató al cachorro.

Carnicería: había sido un activista del canibalismo. Ahora solo era un cadáver y un documento de identificación.

Tenía el abrazo preparado, tibio, amoroso, pero la timidez fue más fuerte, y quedó paralizado de amor.

Ni tempestad ni aproximación de luna: simplemente el mar reclamando sus vírgenes.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s