Fundido en rojo

Cuando retiró los dientes ya era demasiado tarde: esta vez no habría cicatrización. Apresurada, se limpió la boca y se levantó. Sacudió su cabeza mientras amarraba sus zapatos, en seguida saltó por la ventana. Él permaneció sobre el lecho, alucinando si la mordedura fue o no un sueño. O todo lo anterior: sus vuelos coloridos en buses solitarios, las faunas de bonsái visitadas, las aventuras submarinas de un charco, colonizaciones extraterrestres, arco iris recién llovidosY junto a la ventana caía una salada lluvia.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s