Reflexión laboral

Qué clase de hombre seré que, al lavar estos platos, me lamenta la falta de audiencia. Ninguna mirada sigue los movimientos de mis manos, y nadie más que yo revienta mis esporádicas burbujas.  Mientras friego, pienso ¿por qué gano lo mismo que el anterior lavaplatos? Hace días que pienso pedir un aumento, pero mis manos recuperan su voluntad cuando abandono la cocina y me acerco al jefe, y empiezan a abofetearlo.

 

 

________

te invito a leer otra historia sobre un trabajador de un teatro.
Anuncios

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Úrsula Vega dice:

    ¡Estupendo relato y estupendo final! Un saludo.

    1. ¡Qué bueno que te haya gustado! Lo escribí hace años y creo que en 2018 haré más cuentos de cocina. Hasta podría contar mi experiencia haciendo ramen. Saludos y gracias por la visita!!

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s