…como hombre que soy

el nombre del post en realidad no es el título, ¡estoy abierto a sugerencias! Tengo un archivo lleno de viejos apuntes colegiales, que salvé de entre cientos de archivos. (Y no, no estoy exagerando: antes escribía muchísimo más… y pésimo; llegué a tener 5 novelas y cientos de cuentos que terminaron en alguna papelera de reciclaje). El siguiente cuento, es un párrafo que encontré en esos apuntes. Son 5 páginas, así que aún hay “tesoros” por encontrar.

-…sí, como hombre que soy, empiezo a reflexionar cuando tomo conciencia de que nadie me sigue con la mirada mientras lavo los platos. Pienso ¿cómo eran ellos antes de caer en mis manos? Pero no solamente pienso en ellos mientras lavo. Ahora por ejemplo pienso lo que te estoy diciendo, y también el hecho de que gano lo mismo que el anterior lavaplatos, ¡y eso que yo lavo muchísimo mejor! Hace más de una semana que considero pedir un aumento… sólo me falta el rostro adecuado.

Lo interesante de este cuento, es que parecería una primera versión de este cuento: Reflexión Laboral, pero en en realidad los escribí en épocas distintas.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s