Denis, el humano feroz (entrevista literaria)

Pensé que había muerto (…) pero ni siquiera estaba moribundo. Sólo me había vuelto hombre.

Dar con el entrevistado no fue tarea fácil. Algunos rumores me llevaron a buscarlo en los bosques, apenas uno de los múltiples hábitats del canis lupus. Luego de atravesar praderas y montañas, una fuente anónima me reveló el paradero de Denis, más conocido como el Lobo Feroz, quien ahora es incapaz de perseguir una simple tortuga.

Yo soy la víctima: cuando era un pequeño lobezno, fui mordido por una vieja bruja que robaba plantas de mi bosque. Traía una cesta que desprendía un aroma apetitoso. Pensé en sorprenderla, pero ella me esquivó, y apenas puse las patas sobre el suelo, sentí una fuerte mordida. Huí rápidamente, sin saber que una dentadura postiza colgaba de mi oreja. Cuando me di cuenta, era demasiado tarde. Me venció una fatiga fuerte, inexplicable, que me sumió en un profundo sueño lleno de pesadillas. Desde entonces, apenas se pone el sol, me vuelvo un hombre. ¿Atacar a la de la capucha roja? ¡Eso es mentira! Como iba a atacarla si yo… -su voz se quiebra, mira hacia la ventana, donde unos faroles son sacudidos por el viento- si yo…  ¡si yo estaba enamorado! Sabía que como lobo, no era digno, pero como hombre… sólo debía entretenerla hasta la noche. La espiaba en la escuela, admirando su graciosa forma de llevar las medias a los tobillos, y una mariposa atada su cola de caballo.

Denis, antes y después de la transformación.

Al respecto, Denis me cuenta que poco a poco, la pasión fue invadiendo el cuerpo del hombre y el lobo, y cada cual miraba a la niña de capucha roja con ojos golosos. El lobo antropolicándrico fue quien la contactó primero, pero sus ilusiones se fueron al piso  cuando Caperucita se agachó a quitarle el ramo de flores que llevaba en su hocico, y le ofreció un pedazo de pastel. Denis, conmovido y avergonzado, empezó a engullir el suculento postre.

-Es un experimento, dijo Caperucita en su oído-, lo llevaba para probarlo con mi abuelita, pero tú apareciste primero. Avísame si te mueres.

Kakeyzz en Flickr.

Pensé que había muerto: abrí los ojos y sólo veía blanco; mi olfato era inútil, y mis fuerzas débiles… Pero ni siquiera estaba moribundo, sólo me había vuelto hombre. De vuelta a mi casa, me sentí sumamente turbado y triste. –Denis se levanta, camina lentamente hacia la ventana y regresa-. Había o otros crímenes en el bosque, así que me dediqué a investigar. Como hombre, vendía estudios sobre el comportamiento animal, y como lobo, buscaba al temible ladrón de pasteles de la abuela. No obstante, esas actividades jamás me quitaron de encima a la niña de capucha roja. 

Buridans Esel en Flickr.

Denis conoció a la abuela de Caperucita al descubrir al ladrón de sus pasteles. La abuela estaba muy mal de salud, y lamentaba no haber podido arreglar el carácter de su nieta. Entre ambos decidieron darle una lección. Cuando la joven llegó, Denis estaba en la cama de la anciana, vestido como tal. Apenas llegó, la joven de capucha roja hizo comentarios ofensivos. A Denis no le preocupaba estar vestido como vieja –es más, empezaba a gustarle-, hasta que Caperucita criticó sus ojos saltones, sus dientes amarillos, y su pésimo gusto. Son para asustarte mejor, exclamó Denis, quitándose las cobijas, las ropas y echándose a reír. Pero desde la perspectiva de Caperucita y la abuela escondida en el armario, el lobo había rugido con furia, y abierto las fauces para engullirla. De repente la puerta se abrió y apareció un leñador con un hacha enorme y afilada. Salté instintivamente por la ventana,  destrozándome las patas al caer por un abismo.

Tambako en Flickr

Los lobos son silenciosos porque son digitígrados, es decir que caminan apoyándose solamente en los dedos de sus patas. Lucen más pesados debido a su voluminoso pelaje, y atacan a personas en defensa propia. Por ejemplo, a un cazador abominable, o una vieja destruye-bosques. Ahora Denis vive en una casa refugio. Sus patas recobran vida al tornarse hombre, pero era más rápido cuando era un lobo competente.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s