Seis líneas después o Basta una mosca para las pesadillas

Despertó con la sensación de haber sido asesinado. El cuerpo adolorido, sus manos, ausentes.

Despertó como si lo hubieran pisoteado y cubierto de basura. Cayó sobre su pico al intentar levantar el vuelo. Sus patas no le respondieron, su cola había desaparecido.

Despertó con la sensación de perderse. Corrió a identificarse en el baño, donde su reflejo, llevaba esperándolo un buen rato.

Seis líneas después se tranquilizó y por fin pudo volver a la cama. Comió otra mosca antes de dormir.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s