Tesoro descubierto en un jardín

Abro la puerta y ¿QUIÉN TE ACABA DE MIRAR? desde la ventana. Nunca se lo vio sobre ninguna rama, o REGRESA A VER CON CUIDADO y ahora, de repente, aparece, semidesnudo, a morder el césped de mi casa. ¡CUIDADO! pero eso no detiene su tarea. Estira una pierna, tarda poco en estirar la otra. POR FAVOR ESPERE con algo, lo levanta como si recogiera una hoja, y escapa como quien encuentra un tesoro, huye del árbol, se pierde bailando en la calle.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s