33. Nara Dreamland, en Nara, Japón

El parque de diversiones no fue solamente su refugio durante la guerra. Ahí sin querer se encontró con el enemigo, se conocieron, hicieron las paces y el amor.

31. En Asunción, Paraguay

Elevó los ojos al cielo, creyó que el árbol de la vida le guiñaba un ojo, y él también se elevó.

29. Molino de agua abandonado en Francia

No era el mismo molino, y aún así recordó, de golpe, súbitamente. Tuvo que escapar, no quería morir. El fuego le recordó su humanidad: no quiso morir, así que huyó. Llevó su vida a otra parte, sonrió.

28. Isla North Brother cerca de New York

Cada día el edificio le parecía menos alto. Comparado con otros, de tres, o más pisos, le parecía pequeño, inofensivo. Una vez en la terraza, continuaba convencido de la pequeñez del edificio. Saltó con fe, no había nada que temer.