21 Craco, Italia

A su regreso, ni siquiera se sintió como un turista, sino como un invasor en su propia casa.