París, 12 de marzo de 1870

“se pintaba la vida en colores demasiado amargos”