Kan

Microcuento sobre cómo Narciso se salvó de su reflejo.

Aureola de felicidad

Microcuento de final abierto: un espía y, aparentemente, una musa de un bosque.

En la puerta

Un cuento en 3 partes, rescatado del olvido (y reeditado).

Una imaginación

Imaginar la felicidad o ¿ser feliz porque se puede imaginar?

E.N.D.

Triste historia de amor que empieza con una partida.

Entre las piernas

Y de repente la vitrina, la celda transparente de una mujer desnuda. Inmediatamente golpeé una de sus paredes. Intenté mirarla a los ojos, al tiempo que le señalaba una silla para que se siente. Ella río, empezó a acercarse. Di media vuelta y empecé a retroceder, esperando que alguien me pidiese que salude a la…