Invierno, invierno, invierno y… Otoño

De cómo Rodolfo estuvo a punto de sacrificar su nariz.

Anuncios