Seis líneas después o Basta una mosca para las pesadillas

En este cuento, con un bocadillo nocturno, se pone fin al insomnio.

Anuncios