MASA

… “Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo”.