Tradición

De cómo Rodolfo se quedó sin brillo pero no sin ganas de repartir regarlos.

Anuncios