Aureola de felicidad

Microcuento de final abierto: un espía y, aparentemente, una musa de un bosque.

Poetuits 2

Lágrima sin gravedad, escupitajo de mar. Caverna y madrugada, juego de soledades. Ojos resplandecientes guardan una timidez salvaje. Timidez al cuadrado, o el encuentro de dos silencios. Y en medio de tanta ignorancia, sabía que eras tú, tu casa, tu silencio.