De espaldas al frente

Ya no hace falta el rostro para enamorarse.