A una baba de caracol

15 de setiembre

Querida M, de verdad lamento no haber resbalado contigo. Ayer, alegrar tu día no estaba dentro de mis planes. Yo tampoco figuraba en tu risas privadas.

 

23 de abril

Querida M, sinceramente lamento no haber resbalado hacia ti aquella tarde de setiembre. Ahora, lampiño y de ropas remendadas, me doy cuenta de la falta de tu cuerpo para amortiguar mi golpe.

 

25 de diciembre

M, siento no haberte resbalado en aquella ocasión. Te prometí mentiras, y tú chillando desde el suelo. No recuerdo si reías o llorabas.

 

sin fecha

…porque nunca supe qué significaba, en tus labios, ándate a la M.

 

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s