Microcuentos Tuiteros 41

Ya entrada la noche, el perro finge despertar y transmite su reporte a la luna.

No predecía el futuro, no era una bola de cristal, apenas un granizo en vuelo.

Y con la explosión del globo, la sonrisa del niño también llegó a su fin.

Deforestación: En venganza, el bosque dejó plantados a los leñadores.

Se le iba el día esperando la respuesta de la luna.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s