Microcuentos Tuiteros 43

Ni restos de nube ni canguil en flor. Apenas un sembrío de algodón.

Al final de la presentación, las zapatillas se fueron en busca de otro bailarín.

Mientras la bailarina arrancaba suspiros, su novio arrancaba las pertenencias de los espectadores.

La gota creyó que volaba, hasta que chocó contra la dura realidad del concreto.

Tenía un destino, un remo y un bote. Solo le faltaba un mar.

 

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s