Microcuentos Tuiteros 47

Nunca daba la cara en los asesinatos, solo su firma.

Y en el boca del gigante, el diminuto dentista empezó su lucha contra las caries.

Nadie dudaba de que era un perro, hasta que lo veían cazando ratones junto a los gatos.

La vida le parecía un enorme tacho de basura vacío, hasta que un gato negro entró a poner color en su vida.

Cuando su madre lo llamó a comer, toda la vida de su ciudad se redujo a una rueda, un suelo y dos muñecos.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s