Un par de conocidos

Foto de An Ceann Corr

Corro hacia él, desenfocando el paisaje alrededor, calles y rostros reducidos a una línea, hasta que su hocico sorprende mis rodillas. Acaricio su cabeza para distraerlo y atrapar sus orejas entre mis dedos. Gruñe sin retirarse: detesta la interrupción entre comidas; también le debe fastidiar oír un nombre ajeno al suyo. Fuera de esto, no tenemos problemas para entendernos: me basta sentir sus suaves colmillos en mi muñeca, refugiarme en mis sábanas e ignorar el Llamado, la caricia de otro ser desconocido.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s