A un copo de nieve

Dicen que se acababa de encerrar, en un convento donde su silencio pierde todo significado y emoción. En un medio así, las paredes podrían agregar cierta naturalidad, pero brindan inhumanidad a su silencio. Antes, se la podía encontrar arrodillada, entregada a una seria meditación. Su callar no resultaba hostil ni indiferente. Se pensaba, erróneamente, que yo podría interrumpirla. Qué absurdo. La imagen que me he forjado de sus meditaciones surgieron para explicar su inexpugnable rostro, cuyas emociones aprendí a descifrar desde mi ventana, al verla llegar.

Dicen que ahora está calva y que sin su consentimiento se pensó en ponerle una peluca, para disimular sus hermosas trenzas recién cortadas. También nuestros recuerdos fueron arrojados sobre el suelo. Nieves y perfumes, testigos de nuestro primer beso, ahora lejano e increíble. Evocarlo, frente a ti, ante tus nuevas prendas, resulta obsceno.

Dicen que te has entregado por completo, que tu aspecto es de devoción. Mientras paseo, seguido por una ridícula escolta, trato de creerlo y convencerme. Me abriría en llanto si tras el velo de la fe entreviera tristeza y desconsuelo. Dicen que vives rodeada de pájaros que nadie cuida. Aquí, yo he empezado a descuidar los cerezos. Por supuesto, nunca fui un hábil jardinero, pero el camino de cerezos por el que te seguí una mañana, se me ha vuelto un recuerdo altamente peligroso. Mi espíritu podría quebrarse.

Dicen que la última vez que te peinaste, usaste un diminuto espejo que nadie recuerda. Mi actual estado me impide realizar cualquier intento de buscarlo. Pienso en él como en una fotografía. Eso es lo que dicen y yo lo creo, aunque tus intenciones sean oscuras. ¿Lloraste con valentía, con pleno conocimiento de lo que sucedería a continuación?, o ¿fue con tristeza y secreto? (Quizás una secreta despedida íntima).

Dicen que la pulmonía fue la culpable de mi muerte, que el frío la provocó, que no me dejó escribir esto. Dicen que alguien correrá a contártelo, y espero estar equivocado.

Dedicado a Kiyoaki.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s