Un golpe de realidad

Él cesó en su abrir y cerrar de boca poco antes de que ella empezara a hablar. Ahora respira tranquilo, cierra los ojos con menos frecuencia, levanta una o dos cejas, acerca y aleja su rostro con cierta regularidad, como si atendiera. En realidad empezó a escuchar la música, los sonidos que había entre las vocales entrecortadas y las malas respiraciones de ella. Quiso ponerse a bailar, pero un golpe lo devolvió a la ruidosa realidad.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s