Microcuentos Tuiteros 64

Tras unos minutos, otra persona podría entrar en el simulador y contemplar el paisaje de su elección.

Entre el beso azul y la rosa, escogió el beso: era lo más parecido al cielo de antaño.

Había sido una gran fiesta. Lástima que solo fue una simulación.

Mató por venganza, luego por error… y finalmente por placer. 

Despertó una y otra vez, pero su cama permaneció vacía.

 

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s