Microcuentos Tuiteros 65

Ya en la vejez, los pájaros no le parecieron tan malos, y el gusano se dejó llevar hacia el cielo.

Siempre encontraba un poco de tiempo en sus bolsillos. Algo le hacía detenerse, mirar y suspirar.

En su prisión había mares, besos, todos un mundo de recuerdos liberados en cuatro paredes.

De repente empieza a evaporarse, deja atrás a los peces, regresa al espacio.

Al caer, la hoja vuela por un momento, deja atrás a su árbol, es libre.

 

 

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s