Cuando no escribo

Ya no escribo tanto como antes. Llegué a escribir tres novelas en el colegio, cientos de cuentos… podría decirse que ya no tengo nada que decir, pero estaría mintiendo😉

Cuando no escribo, trato de recuperar las horas de sueño hago varias actividades, de ocio, aprendizaje, convivencia familiar, entre otras.

De ocio, por ejemplo, veo cortos en Youtube y Vimeo. Mis favoritos son los de animación, porque los de personas… si no fallan en el guion, fallan en la actuación, y siento que me han robado 4 o 15 minutos de mi tiempo. También veo algunos animés y series de tv. Se terminó Breaking Bad, Dexter, Vikings, Korra… así que cuando tengo algo de tiempo, busco algo nuevo que me guste. Korra es la secuela de Avatar, el último maestro del aire. El primer capítulo de Avatar, hasta ahora, me parece el mejor primer capítulo de una serie.

Como estudio canto y música, a veces busco videos que me ayuden en mi aprendizaje. Cada semana debo repasar una nueva canción, por lo que busco y escucho versiones en Youtube que ayuden, que me guíen. Soy barítono, no tan grave como Bryn Terfel, así que también escucho tenores y contraltos para tener una idea de cómo debería sonar. También estoy aprendiendo algo de mi piano, por mi cuenta, con otros videos. A veces cojo mi guitarra, improviso una que otra melodía, canto canciones de Radiohead.

Me gusta leer sobre Ciencia, Espacio y Dinosaurios. No comprendo mucho pero me encanta. He soñado con Scooby Doo, que he sido Spiderman, Hulk, que he tenido los poderes de Gokú, que he controlado los tres elementos, que he sido piloto… pero nunca he soñado con un dinosaurio. Y la imaginación no me alcanza para tener una idea de Júpiter. Claro, hay imágenes a escala, comparaciones y similares, pero creo que eso no basta para comprender la monstruosidad de Júpiter. Ni qué decir de Antares.

Cuando tengo algo de dinero voy a alguna fiesta, a intentar socializar con extraños, o visito a mis sobrinos en el valle y socializo con mi familia. O puedo reunirme con conocidos y salir a ver qué se hace. Cuando no escribo también leo, y en ocasiones lamento no tener suficiente tiempo para hacerlo. Por ejemplo, para leer Crimen y Castigo, aprovechaba al máximo el receso antes de ir a dar clases, y en los recreos, yo permanecía leyendo en el aula. Hace tiempo que no tenía esa necesidad de terminar de leer algo. Fue gratificante; quizás, si hubiera leído esa novela en otro momento, no me habría gustado tanto.

A veces juego fútbol por las noches, y siempre me da gracia que la gente crea que no sé hacer otra cosa que leer, o que no soy deportista, y se sorprenden cuando les gano. Si bien me gusta hacer deportes, hay temporadas en que tengo más tiempo para practicarlo.

A veces me dan ataques de conciencia, y me pongo a escribir y escribir en mi diario. Lo he descuidado mucho, y siempre es un alivio cuando por fin me canso y guardo todas esas páginas. Antes solía haber días de diferencia entre un grupo de páginas y otro, ahora, ¡hay meses de diferencia! Debo retomar ese hábito, y de paso mejorar mi caligrafía🙂

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s