Microcuentos Tuiteros 67

Josep Ma. Rosell en Flickr

El caballo corría a través de la selva, solo que no había selva, ni caballo; era un recuerdo hallado en una calavera.

Con una persona al lado, la lluvia se hizo más soportable para el cachorro. Cada día se hizo más soportable.

Se oyó un grito, luego se halló un cadáver. ¿Víctima o héroe?, eso lo decidiría el gobierno de turno.

En su sueño no había dejado sobrevivientes, pero todos seguían vivos cuando llegó a la oficina.

Y cuando finalmente pidió ayuda, nadie pudo brindarle la mano que le faltó para llegar a la cima.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s