Microcuentos Tuiteros 69

Y cuando dejaron de bailar, el silencio por fin dejó de resultar incómodo.

Por un momento se sintió sola, como una gota de agua dulce arrojada al mar.

Tenía la soga lista, pero el árbol le pareció tan lleno de vida que deshizo el nudo, y vivió para contarlo.

De repente salió una mano infernal, roja, verde y azul, con tentáculos… no parecían los restos de calcetines.

No tenía defectos de fábrica, simplemente era un ser humano, y el manual de instrucciones estaba en desarrollo.

ARACELOTA en Flickr

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s