Destino inesperado

Estaba en la fila, junto a los otros renos, cuando sintió una comezón en la nariz. La frotó contra el suelo y vio que salían chispas. Retrocedió asustado, pero no pudo hacer nada para ocultar su brillante nariz roja. ¿Estaba sangrando? No, no era sangre. No le dolía, simplemente iluminaba todo a su paso. Quiso pedir ayuda, pero nadie resistía su roja mirada. Nadie podía mirarlo a los ojos. Echó a correr. Al siguiente día continuó su camino. Día tras día, lejos, cada vez más lejos. Una noche lo atrapó una tormenta, y ya no pudo levantarse. Un anciano gordo apareció, guiado por el leve resplandor del reno. Creyó que era muy tarde, hasta que Rodolfo estornudó.

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s