El llamado de la playa

A modo de broma, uno de los renos se coloca una linterna en el hocico y consigue reemplazar a Rodolfo. Rodolfo entra en crisis, pero afortunadamente le dura solo un segundo. Finalmente sonríe, se despide de todos sus compañeros, y viaja a encontrar un nuevo empleo en la playa.

Anuncios

¿Sin comentarios?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s